lunes, 1 de junio de 2015

Blefaritis, o ardor y picor en los ojos


En realidad, estos síntomas que nos pueden hacer pensar en sequedad ocular o en conjuntivitis, se corresponden con una inflamación del tejido que forma el párpado.

Es necesario asistir a la consulta del oftalmólogo para su diagnóstico, pues los sintomas empeoran ostensiblemente si no se tratan de forma adecuada.
Es más frecuente en personas mayores de 50 años

Se debe a un mal funcionamiento de las pequeñas glándulas que producen una secreción grasa que lubrican la superficie del ojo y la parte interna de los párpados. Cuando se obstruyen, sus secreciones quedan estancadas y se forman ácidos grasos que irritan el ojo.


Generalmente hay una inflamación visible de los párpados, la sensación de ardor y picor en el ojo y como un leve empeoramiento de la visión; como si en el parabrisas de un coche hubiese caído grasa.

No es contagiosa y, generalmente, se precisa una limpieza  minuciosa de los párpados, con los ojos cerrados, por la mañana y por la noche.

Existen toallitas, recomendables si no se puede realizar una limpieza rigurosa; pero, para el día a día da mejor resultado un gel.
Se precisa una pequeña cantidad y la aplicación es sencilla, pero sólo una parte de la limpieza, que especialmente en sus inicios, lleva su tiempo. 
El oftalmólogo indicará la forma correcta de realizarla.

No deben usarse cosméticos, como rímel, hasta su desaparición.