sábado, 17 de octubre de 2015

Ella dice, nosotras decimos: Nawal El Saadawi.



[Los padres de Nawal hablan sobre la conveniencia de enviarla a estudiar a El Cairo]

"Tanto mi padre [Sayed] como mi madre [Zaynab] se daban cuenta de la importancia de la educación. Si no fuera por la educación, mi padre no habría pasado de pertenecer a la clase de los campesinos pobres a pertenecer a la clase media intelectual. Creía que yo tendría más oportunidades en el futuro si me convertía en una mujer con estudios que si sólo me convertía en esposa. A partir de ahí se planteó la cuestión de enviarme a la escuela secundaria de El Cairo. Sin embargo, mi padre dudó durante cierto tiempo. Por las noches, los oía hablar en voz baja:
-¿Quieres que Nawal viva sola en El Cairo, Zaynab?
-Puede estar en la casa de su tía Hanem.
-Vivir en casa de una tía no es lo mismo que vivir en casa de los padres.
-Nawal sabe lo que debe hacer. No te preocupes por eso, Sayed.
_Pero El Cairo no es Menouf, Zaynab.
-Nawal no es tonta. Confío en ella. La puedes tirar al fuego y saldrá ilesa."

"La hija de Isis". Ediciones del Bronce, 2003.