jueves, 12 de marzo de 2015

Fiona L.: Follow your dreams

Hola, me llamo Fiona, Fiona Laciénaga. Y estoy aquí porque me ha dicho una amiga que las “chicas violeta y plata” (es decir, a las que la depresión por los cuarenta ya nos parece una risa) tenemos que visibilizarnos.
-Visi… ¿qué? -Le he dicho yo.
-Contar nuestras cosas, hablar de nosotras… -Me ha respondido ella, que es lista.
-Ah, bueno, si es por contar  ¿cuánto cabe en un blog de estos?
Porque a mí me pasan cosas muy curiosas, no sé cómo decirlo… A veces estoy casada con hijos adolescentes, otras soy una “single” viajera, a ratos me convierto en cuidadora de mis ancianos padres, cuando me despisto soy feminista sin fisuras y la mayor parte de las veces, actúo como domadora, sin éxito, del caballo desbocado de mis hormonas. Así que, si es por contar… Fiona, ya te cuenta, ya. Ya verás…
Ayer mismo, sin pensarlo mucho más, mis adorables sobrinos adolescentes, ambos dos a dúo, chico y chica, ensimismados en sus móviles y dedicándome menos atención que a su profe de matemáticas. Ante mi persistente insistencia, súplica, lloriqueo, quejándome por tener que madrugar un día más para ir a la cárcel de mi oficina, van y me dicen (no, no fue tan fácil que me dirigieran la palabra, antes tuve que tirarme literalmente en plancha sobre ellos):
-Follow your dreams, tía!!! Follow your dreams!!!
-¿Eh?
Que sigas tus sueños!  -Me aclararon al unísono, segundos antes de sumergirse de nuevo en los wasapps de los suyos.
Que siga mis sueños ¡Será posible! ¡Pero qué creéis que llevo haciendo durante más de cincuenta años!! ¡!Correr detrás de ellos!!
Siempre detrás, eso es verdad. Porque según parece, los sueños de Fiona Laciénaga son muy veloces. En contadas ocasiones he logrado alcanzarlos, en contadas. Y en cuanto me he relajado un poco, zas, ya me habían cogido mucha ventaja de nuevo.
Lo bueno es que dicen que a esta edad se pierde sprint pero se gana en resistencia. Tienen razón. De resistencia sabemos mucho las chicas violeta y plata. En eso somos campeonas. Por eso yo sigo corriendo tras mis sueños, aunque algunos empiecen a olvidárseme. Pero no importa, porque cuando esto ocurre, me invento unos nuevos y listo.
Ahora, ya veis, voy a escribir en un blog para visibilizarme. Claro que sí. Y os animo a vosotras a hacerlo también, o a leerlo, o a opinar, o a contarlo en vuestro trabajo, o a contarlo en vuestro trabajo+casa, o en vuestro trabajo+casa+familia, o en vuestro trabajo+casa+familia+amigos… o en todos “los mases” de vuestra vida. Porque me dice mi amiga que un blog nunca se queda sin páginas. Así que ya sabéis: ¡Follow your dreams! ¡Perseguid vuestros sueños!

Os quiere

Fiona L.



 © Textos bajo el epígrafe “Fiona L.” y epígrafe todos los derechos reservados.